2008, el año que se diluyo Kimi

Ir abajo

2008, el año que se diluyo Kimi

Mensaje  Jesus 90 el Miér Feb 08, 2012 1:37 pm

¡Saludos, gente! En 2006, la FIA intento decantar la balanza del mundial hacia el lado de Michael Schumacher pero fracasaron. En 2007, intentaron decantarla a favor de Lewis Hamilton, pero a diferencia de lo ocurrido en 2006, en 2007 pusieron la mano en la balanza de forma descarada y sin ningún disimulo, aplicando una doble vara de medir brutal. Para ellos, Lewis Hamilton debía ser campeón a cualquier precio. Pero volvieron a fracasar. De no haber sido por la justicia poética, habrían triunfado en ambos casos. Pero en 2008 lograron el objetivo, y sin necesidad de decantar la balanza hacia su lado, ya que esa temporada, fue la competencia la que puso la alfombra a Hamilton.

En el equipo campeón, Ferrari, se repetía la pareja de 2007, Kimi, campeón en 2007 por obra y gracia de la ceguera nacionalista de Ron Dennis, y Felipe Massa. En McPiratas, Lewis Hamilton cambiaba de pareja en un equipo en el que contaba con todos los privilegios, siendo el numero uno del equipo por decreto. A su lado no estaría Fernando Alonso, sino un Heikki Kovalainen que en los planes de McPiratas era sencilla y llanamente un cero a la izquierda, ya que su misión principal como numero dos era la de no molestar a Hamilton. En BMW, la pareja de pilotos seguía siendo la misma: Nick Heidfeld y Robert Kubica. En Renault, todos veían con ilusión la vuelta del hijo prodigo, un Fernando Alonso que se había ido de McPiratas literalmente corriendo. En enero llego a McPiratas con el objetivo de iniciar una nueva época dorada para el equipo de Woking y en noviembre se fue del equipo de un Ron Dennis que no dudo en darle la puñalada por la espalda para que no hiciera sombra a su ojito derecho. Volvía a casa con la vista puesta en Ferrari, equipo en el que muchos le veían en 2011 a mas tardar. Su compañero de equipo seria Nelsinho Piquet, hijo del tricampeón de los años 80 Nelson Piquet. Solo habían dos novatos entre los 22 pilotos de la parrilla: El ya mencionado Nelsinho Piquet y Sebastien Bourdais, que llegaba a la Formula 1 tras dominar durante cuatro años consecutivos el campeonato americano de la Champ Car, categoría de la que fue segundo y ultimo campeón antes de que esta se declarara en bancarrota y se unificara con la Formula Indy.

Hablando de bancarrota, había un equipo que comenzó la temporada en la UVI. Super Aguri, cuya condición de equipo B de Honda no era precisamente un secreto. Una vez SS United, un importante patrocinador del equipo, se fue de la fiesta sin pagar, Super Aguri comenzó a tocar a difuntos. Se perdieron todos los entrenamientos de pretemporada y solo un principio de acuerdo con el Grupo Magma les permitió llegar a la primera carrera.

La primera carrera del año fue una locura en la que hubo un podio atípico: Hamilton gano la carrera mientras que Heidfeld y Rosberg fueron los acompañantes. Como ya dije, la carrera fue una locura en la que solo siete coches concluyeron la carrera, aunque posteriormente, Rubens Barrichello fue descalificado por salir de boxes con el semáforo en rojo.

En Malasia, Felipe Massa lidero la carrera cómodamente hasta que sumo otro cero que le puso en el disparadero. La carrera la gano Kimi Raikkonen. En Bahrein, Robert Kubica dio la sorpresa y obtuvo la pole, aunque fue Felipe Massa fue quien se alzó con la victoria.

Llegados a Europa, Super Aguri ya era un muerto ambulante que no se sabe como logro correr en España, una vez que el acuerdo con Magma se convirtiera en papel mojado. En esa carrera, Kimi sumo su segunda y, sin saberlo nadie, ultima victoria del año. Esa fue también la última carrera de Super Aguri. Habida cuenta de que Honda decidió finalmente cortarle el grifo, para cuando se presentaron en Istambul Park, los jefazos del lugar les dijeron que se volverían por donde habían venido, poniendo punto final a la existencia de Super Aguri tras dos temporadas y cuatro carreras. En Mónaco, Lewis Hamilton se impuso en el caos que supuso una carrera celebrada en mojado.

A diferencia de lo ocurrido en temporadas pasadas, el paréntesis americano se componía de una única carrera, la de Canadá, en la que Robert Kubica logro su primera y única victoria en el mismo circuito en el que burlo a la muerte un año antes, ganando gracias a que en plena marabunta por la parada en boxes, Hamilton no vio a tiempo que el semáforo estaba en rojo y se comió a Raikkonen. Con esa “ayuda” Kubica ganaba la carrera y se ponía líder del mundial.

De vuelta en Europa, las cosas volvieron a su cauce y Felipe Massa se consolido como candidato al titulo. En las dos carreras siguientes, sus actuaciones fueron discretas y bien aprovechadas por Hamilton. Y lo que iba a ser una gran victoria en Hungria se diluyo en el humo que salía de su motor a cuatro vueltas del final, dejando la victoria en bandeja a Heikki Kovalainen. Llegados al parón veraniego, Massa y Hamilton, con 54 y 62 puntos, se perfilaban como los dos contendientes a la corona, seguidos a cierta distancia por Raikkonen y Kubica.

A la vuelta de vacaciones, se presentaba un nuevo circuito, el urbano de Valencia, en el que triunfaba Felipe Massa mientras que Raikkonen sumara el primero de una racha de cuatro ceros consecutivos. En Bélgica, Hamilton y Massa tuvieron un emocionante duelo al final de la carrera que inicialmente gano el británico, pero que la FIA posteriormente dio al brasileño tras una reclamación por adelantamiento ilegal de Hamilton.

En Italia, carrera que marcaba el cierre de la temporada europea, un no muy conocido Sebastian Vettel, actual bicampeón del mundo, por aquel entonces en Toro Rosso, daba la campanada y lograba pole y victoria. En la lucha por el titulo, Hamilton y Massa estaban separados por solo un punto con solo cuatro carreras por disputarse.

Se llegaba a la segunda incorporación del calendario, Singapur, y reunía muchos alicientes: Era la primera carrera de la historia que se celebraría íntegramente bajo la luz de los focos, coincidiendo con la carrera 800 de la historia de la Formula 1. Y como remate final, una especie de carambola cósmica coloco como primer ganador de esa carrera a un Fernando Alonso que, obligado a permanecer en un segundo plano por las carencias del R28, tras salir desde la 15ª posición por un fallo en la bomba de gasolina. La combinación fue literalmente de película: Tras parar en la vuelta 12, Fernando hizo su parada, consciente de que eso le mandaba al fondo del pelotón. Pero en la vuelta 14, el accidente de su compañero de equipo se tradujo casi automáticamente en la salida del coche de seguridad, y en 2008, cuando el coche de seguridad salía, la calle de boxes quedaba cerrada hasta que los pilotos se juntaban, con una sanción de diez segundos de parada en boxes si se paraba estando cerrado. Y se dio la casualidad de que el único que había hecho su parada era Fernando. Webber, Coulthard y Barrichello estaban en boxes cuando salió el coche de seguridad, pero al estar dentro antes de que se cerrara la calle de boxes, no fueron sancionados. La salida del coche de seguridad había llegado en un momento crítico para la cabeza, ya que los lideres de la carrera iban con la reserva chillando. Si la cosa se alargaba mas de la cuenta, tendrían que elegir entre un Stop and Go de 10 segundos o un abandono. Kubica y Rosberg optaron por lo primero. Después de que se abriera la calle de boxes y se desatara la marabunta, Fernando era quinto, teniendo por delante a los dos pilotos que tenían que cumplir sanción y dos que aun tenían que parar en boxes. Una vez los cuatro pilotos cumplieron con sus obligaciones, se puso primero, posición que ya no soltó hasta la bandera a cuadros. En la lucha por el titulo, Hamilton ampliaba su ventaja a los siete puntos gracias a su tercera posición y por un fatídico error de Ferrari que provoco que Massa se llevara puesta la manguera.

En el Monte Fuji, Fernando repetía victoria mientras que Massa recortaba dos puntos. En China, Hamilton ganaba tras varias carreras de sequía y dejaba de nuevo la distancia en siete puntos, dejando a punto el fin de fiesta en Brasil.

Pero de nuevo en Brasil, Hamilton volvió a rozar el desastre. En una locura de carrera que gano Felipe, este fue campeón del mundo durante medio minuto, hasta que Lewis adelanto en la ultima vuelta a Timo Glock, obteniendo cuatro puntos vitales, ya que le convertían en campeón con la misma diferencia por la que perdió el titulo en 2007: Un punto.

Tras bajarse el telón de la temporada, Honda, harta de gastarse una millonada para ver como acababan segundos por la cola, superando solo a Force India, decidió cerrar la tienda y pirarse a casa, poniendo los cimientos sin darse cuenta de un equipo que dominaría al año siguiente.

¡La próxima vez mas, pero no mejor, porque eso es imposible!

Quemar después de leer.
avatar
Jesus 90
TheTurkishEuropeanCronist.

Masculino
Cantidad de envíos : 4043
Edad : 28
Localización : Aqui, pero no aqui
Empleo /Ocio : Tocapelotas oficial de la FIA
Humor : Eso depende de las estupideces de la maFIA
Fecha de inscripción : 25/08/2008

Ver perfil de usuario http://laformula1yyo.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.